El restaurante Cas Ferrer de sa Font, situado en el centro histórico de Ciutadella, se ubica en una antigua herrería tradicional del siglo XVIII.

Cuando visiten este emblemático restaurante podrán contemplar algunos vestigios de la antigua herrería, como por ejemplo la fragua y el fuelle, el yunque (datado de 1756), herramientas y antiguas tarifas de precios de los trabajos propios de los antiguos herreros.

Esta casa menorquina fue transformada en herrería hace ya más de doscientos años, trabajando en ella cinco generaciones de la familia Caymaris. Posteriormente, el negocio de herrero pasó a manos de Jordi Canet, quien empezó a trabajar en la herrería a la edad de seis años como encargado de la hoguera de la fragua. Más tarde el negocio pasó a manos de su hijo Sebastià Canet, quien fue el último herrero que trabajó en el local hasta su jubilación en el año 1995.

Cas Ferrer de sa Font ya era un lugar de refencia para los payeses del término de Ciutadella, que iban a arreglar las herramientas de labranza y a herrar los animales que usaban como medio de transporte y en las labores del campo. También pasaban por allí los chavales (algunos con miedo causado por el fuego, las paredes negras y el continuo repicar del martillo sobre el yunque), que iban a cambiar la punta redondeada de sus peonzas por una punta "de herrero" mucho más fuerte y resistente.

ferrer Antiga ferreria restaurant menorca Cas Ferrer